Oasis de Huacachina

Oasis de Huacachina

Sin duda el nombre oasis ya atrapa la atención de todos los turistas, y con toda justificación, ya que el Oasis de Huacachina, es un lugar de singular belleza que deslumbra a los visitantes de la costa peruana. Se trata de una laguna homónima que se halla a 5 Km al Oeste de Ica, rompiendo el paisaje del desierto costero del océano Pacífico, donde se encuentra.

Origen

Su génesis se debe al afloramiento de corrientes de agua subterráneas, lo que paulatinamente dio vida a la laguna, en cuyos alrededores se desarrolló una hermosa vegetación verde y frondosa, representada por palmeras, eucaliptos y algarrobos, siendo estos últimos paradas ideales para las aves que transitan el área. 

Época dorada

Hoy en día el destino se posiciona entre los mayores atractivos de Perú, su mayor auge ocurrió en los años 60, donde se realizaron grandes inversiones, entre ellas la construcción de casas y hoteles aledaños, la introducción de nuevas especies de árboles, el desarrollo de un malecón en la orilla de la laguna, e incluso se creó un camino asfaltado, para acceder desde la ciudad de Ica.

Atractivos

Los encantos de Huacachina son variados, siendo uno de sus mayores atractivos sus aguas, ya que al ser de origen subterráneo son ricas en sustancias sulfurosas y salinas, que le atribuyen poderes curativos y medicinales. Otro de sus encantos es la leyenda que alberga este lugar, pues su nombre es en honor a la princesa Huacca China, lo que se traduce como mujer que llora.

También podrás practicar actividades como andar en botes de pedales, pasear en Buggy, realizar sandboard por las dunas y ver las más preciosas puestas de Sol.

¿Cuándo visitarlo?

Puedes ir en cualquier época del año, pues en el desierto no tendrás que preocuparte mucho por la temporada de lluvias, aunque los días más calientes se encuentran entre febrero y marzo.